Share, , Google Plus, Pinterest,

Print

Posted in:

Vivir feliz

Recuerdo haber oído a alguien decir: «Un cristiano triste es un triste cristiano». En otras palabras, lo quería decir es que la tristeza no es el estado normal de alguien que cree en Dios.

Como creyentes tenemos razones fundamentales para ser felices: sabemos que nuestros pecados fueron borrados para siempre, que Dios nos adoptó como hijo suyos y que nuestro futuro eterno está asegurado en el Cielo. Esto debería producir ciertos efectos en nuestra vida. ¡La gente debería notar esa alegría en nosotros, oírnos cantar de alegría y vernos servir felices a Dios y al prójimo!

Pablo, el apóstol, es un ejemplo a seguir. Su vida, lejos de ser fácil, estuvo llena de pruebas y motivos de preocupaciones sin comparación con nuestra propia vida. Pero su gozo interior no fue alterado, y era sincero cuando decía que estaba entristecido pero siempre alegre.

Si mi gozo fluctúa según las circunstancias por las que paso, quizá sea porque no pienso lo suficiente en el amor de Jesús por mí. Ayer dejó el cielo para venir a salvarme y dio su vida para borrar mis pecados. Hoy se ocupa de mí al igual que un pastor cuida de sus ovejas, y me prepara un lugar en la casa de su Padre. Mañana él mismo vendrá a buscarme para llevarme con él. ¿Qué más necesito para vivir feliz?

No se pongan tristes, porque el gozo del Señor es su fortaleza” Nehemías 8:10.

Share, , Google Plus, Pinterest,

Written by Vida en Acción Radio

En vivo las 24 horas del día con la mejor música y la mejor programación. Vida en Acción Radio te conecta a la Vida.

415 posts